El pasado jueves 17 de septiembre hablábamos sobre la importancia de que la imagen de la empresa vaya en consonancia con los objetivos de la misma. 

En dicho post también se examinaba cuál era el mejor momento para hacer un cambio que afectara al logotipo, al lema o al propio nombre de la marca. 

Retomando aquel artículo, hoy vamos a finiquitar esta amplia cuestión tratando las herramientas que nos permitirán potenciar la marca de su empresa. 

Herramientas Publicitarias.

Éstas van desde la publicidad, ya sea tradicional o digital, la contribución en labores sociales, la presencia en las redes sociales o en ferias…

Las plataformas en las que una empresa puede anunciarse son múltiples.

En su proceso de renovación deberá sopesar en qué medios será adecuado distribuirla, su coste y su eficacia.

Por ejemplo, si un negocio quiere expandirse internacionalmente, una buena forma de hacerlo sería acudiendo a ferias internacionales, teniendo la marca preparada.

Es decir, la denominación, si ésta es difícil de pronunciar, tendría que adaptarse en esos nuevos mercados.

Otra buena forma es que tenga un lema que referencia a esa nueva etapa internacional.

Si lo que se busca es calar en un público más joven y fidelizarlo como cliente, una opción que está dando buenos resultados y tiene además un coste bastante asequible es el uso de los nuevos medios digitales. Pero, en ellos, no vale todo. Hay que estar preparados para recibir la respuesta inmediata del cliente y no tener miedo a estar en contacto con él.

Medios digitales

Por ejemplo, un consumidor podría escribir un comentario negativo en Twitter sobre una empresa tecnológica por el fallo de un producto y eso afectaría a la identidad de su marca.

En cuestión de pocos segundos, un profesional debería resolver la incidencia directamente con el usuario afectado, mediante una respuesta en tiempo real para moderar y suavizar el posible impacto. Desoír los comentarios negativos estancaría la evolución de la marca.

Otra cosa con la que hay que tener especial cuidado es que la marca no pierda su significado durante su evolución.

Cuando se consigue una identidad fuerte se corre el riesgo de que la marca pierda su significado, estirándose en exceso.

Es importante preguntarse hasta qué punto se puede utilizar para que abarque nuevos servicios. Está bien utilizar una marca para una misma línea de productos pero no se debe hacer un uso excesivo porque puede que los consumidores no tengan aspectos en común.

Por ejemplo, Ceras Roura distribuye sus velas en España con ese nombre, pero para hacerse un hueco en el mercado francés creó una nueva línea que se dirige a un público más elitista.

Ceras Roura

Al no tener el mismo tipo de cliente crearon la marca Atmosphere para esa nueva gama, que definía mejor las nuevas características de los consumidores.

Atmosphere

Construir una identidad fuerte, y saber transmitirla, implica una serie de ventajas que favorecen a la empresa y su evolución:

Influencia en la decisión de compra. En el momento de elegir entre diversas compañías que ofrecen un producto muy parecido. La más consolidada es la que tendrá más éxito porque seducirá más.

-Hacer de la compra algo único. Si la marca se comunica de forma coherente a través de los diversos medios, el público recibirá un mensaje vinculado y fluido que ayudará a reforzar su experiencia de compra.

Antes de terminar, es importante mencionar cuáles son las claves para el crecimiento de la marca.

Claves para el crecimiento de la marca

– Es fundamental tener una identidad única y que esté perfectamente diferenciada de la competencia. Se debe cuidar el nombre, el lema, el discurso y el logotipo.

Difusión, especialmente en compañías que tienen a otras como cliente. En estos casos, cada venta suele tener un gran impacto en la imagen. Por ejemplo, si una compañía vende a otra un producto que incumple lo contratado, la firma compradora perderá la confianza en la otra y eso podría afectar a la imagen que el resto de proveedores tienen de ella.

– Ofrecer unos beneficios que importen al mercado. Por ejemplo, aportar experiencias, ofrecer nuevos productos y servicios.

– Conocer al público para saber mejor qué es lo que buscan. Es importante saber su opinión, entenderles y así descubrir sus gustos, necesidades e intereses.

– Interactuar con el cliente a través de las formas de contacto: establecimiento, Internet, teléfono, correo…

Leave a Reply