Si una compañía quiere ganar presencia en el mercado y por ello se plantea nuevos objetivos es importante que al mismo tiempo potencie su marca. Mejorar su identidad ayudará a captar la atención de nuevos clientes.

La multinacional Starbucks eliminó, hace ahora cuatro años, la palabra coffee de su logotipo. Esta empresa, conocida a nivel mundial precisamente por sus cafés, decidió renovar su marca y prescindir del nombre de su bebida estrella en su logo ya que estaba empezando a vender otros productos además de café.

Éste es un ejemplo de cómo la marca crece al mismo tiempo que lo hace la empresa.

Evolucion del logo de Starbucks

En cualquier negocio es muy importante que la imagen y lo que se quiere transmitir con ella vaya en concordancia con los objetivos de la empresa. Si los objetivos evolucionan o cambian, la marca también tiene que cambiar con ellos. La marca tiene un enorme poder para captar al público y obtener beneficios, así como para dar a conocer las nuevas propuestas entre los clientes.

¿Cuál es el mejor momento?

Respecto al momento en que debería renovarse existen diferentes situaciones. Éstas van desde el momento en el que una empresa quiere diferenciarse de sus competidores a modificaciones en el sector, pasando por fusiones entre empresas. Incluso, cuando se desea aumentar la audiencia y abarcar diferentes tipos de clientes, como hizo Starbucks.

José María Siota, investigador de IESE y director de Simastec Consulting explica que “la marca es mucho más que un logo y algunos ponen demasiada importancia en la faceta creativa. En ella también se incluyen discursos, valores y la capacidad de hacer vivir experiencias a los consumidores”.

Valores de las marcas

Asimismo, Siota aconseja contar con una estrategia analítica que permita conocer la opinión de los consumidores: “internet ofrece multitud de pistas sobre cómo está funcionando la marca” y se puede analizar empleando las herramientas Omniture, Salesfores o las de Google, Analytics y Trends.

Estas plataformas ofrecen a las empresas datos y estadísticas sobre el número de visitas que tienen las páginas, la hora y la ubicación de sus consultas o, incluso, desde qué dispositivos se realizan.

Esta información es tremendamente útil para averiguar en qué se debe mejorar y cómo se está percibiendo la identidad del negocio.

Nombre, logo y lema: los pilares de la marca

Los tres elementos que conforman la marca son el nombre comercial, el logo y el lema.

Nombre, logo y slogan

La denominación, según los expertos, debe contar con seis características: tener un significado propio, ser atractivo, fácil de recordar, que se pueda proteger, ser flexible y fácilmente transferible si se decide llegar a distintos mercados. Su adaptación es un aspecto que hay que tener en cuenta cuando la empresa adquiere nivel internacional, que el nombre se pueda traducir y que no pierda su significado.

El logo dota de identidad visual a la marca y generalmente lleva consigo el nombre de la compañía, aunque no ocurre siempre. Éste se puede ir renovando o mejorando para dar un nuevo aire a la empresa, para demostrar que ésta no está estancada y que se actualiza. Por ejemplo, se puede cambiar el color, la tipografía…

El lema aporta información adicional. Es el eslogan de la marca. Al igual que en el nombre, si se quiere traducir a otros idiomas, se debe prestar especial cuidado.

En el próximo post de este blog completaremos este artículo hablando sobre las herramientas que nos pueden permitir potenciar la marca de nuestra empresa.

Leave a Reply