La primera recomendación es no tener prisa: hay que evitar precipitarse ya que elegir el local adecuado va a requerir tiempo para visitar las distintas posibilidades, estudiar el entorno, la competencia y las actividades complementarias, consultar en el ayuntamiento los requerimientos que habitualmente realizan para los locales según nuestra actividad, ver las necesidades de reforma e interiorismo, etcétera… Y, ya se sabe: las prisas siempre conducen a sobrecostes económicos.

NegocioEl mejor espacio para ubicar una empresa dependerá, en segundo lugar, de la actividad a la que se dedique. Es importante reconocer que no existe la ubicación perfecta ya que cada tipo de negocio requiere una ubicación diferente. Una empresa industrial u otra que necesite un gran almacén estarán mejor situadas en un polígono industrial. En cambio, si el objetivo es que los clientes visiten la empresa, ésta estará mejor situada en un lugar con buena visibilidad y fácil acceso.

El siguiente aspecto que hay que tener muy presente es la respuesta a la pregunta ¿dónde se encuentra mi público? Parece una obviedad pero el negocio debe estar situado donde los clientes se encuentran o bien pasan la mayoría del tiempo. No es sólo determinar el sexo o la edad de nuestro futuro cliente. Es conocer realmente cómo es, qué hace… Cuanto más sepamos de él, más fácil nos será saber dónde le convendrá adquirir nuestro producto.

Elegir la ubicacion para un negocioTambién hay que tener en cuenta dónde se encuentra nuestra competencia. No siempre es negativo estar rodeado de otras empresas del mismo sector; depende del tipo de negocio. Por ejemplo, las tiendas de moda o complementos pueden retroalimentarse de un mismo público ya que los clientes prefieren acudir a zonas donde exista una mayor oferta como es el caso de las calles comerciales o las grandes superficies. No obstante, algunos expertos desaconsejan ubicarse en un punto muy cercano a la competencia en el caso de negocios como las peluquerías o las clínicas veterinarias.

Otro aspecto a tener en cuenta son los negocios que complementan el nuestro. En este caso si es conveniente estar situados en su entorno ya que esto nos puede indicar que nos encontramos ante una zona activa comercialmente hablando.

La facilidad de aparcamiento es un factor muy positivo así como el que esté bien comunicado a través del transporte público o con buen acceso desde vías importantes.

La visibilidad del establecimiento implica que nuestro negocio puede ser visto tanto por peatones como por los vehículos que transiten por dicha vía. Cuanto mayor es esa visibilidad más posibilidades existen de que los potenciales clientes se den cuenta de que el negocio está abierto.

En conclusión, una vez que se ha elegido un local éste tiene que responder afirmativamente a la pregunta de: ¿se adapta para lo que el negocio necesita?

Leave a Reply