El estilo deportivo se instala definitivamente; llega a los pies de los más elegantes y entra en los despachos.

Junto al pantalón vaquero, la zapatilla deportiva es el elemento indumentario más simbólico y social. Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que cada nuevo modelo identificaba a un sector y expresaba un ideal. Llevar Air Jordan, era mostrar emancipación y rebeldía; las Puma Clyde, eran parte integrante del movimiento punk y después lo fueron del skate; y las Converse All Stars, antes de calzar a los Ramones, calzaron al primer equipo de baloncesto enteramente afroamericano.

Son cómodas, rejuvenecen el ‘look‘ y son compatibles no sólo con traje y corbata, sino con pajaritas y pañuelos en la solapa. No rompen la imagen de elegancia, sino que aportan autenticidad y frescura…

Ya no sólo ‘circulan’ por las grandes cuadras de la gran manzana neoyorquina. Son muchos los ejecutivos y profesionales de todo el mundo que se han dejado seducir por el tándem deportivo-chic de la temporada, por su comodidad y las muchas ventajas que ofrecen a la hora de conducir, moverse en moto o incluso en bicicleta.

Eso sí, es preciso combinarlas con estilo. Los complementos son fundamentales, y si se calzan unas ‘sneakers‘ con un traje o con un ‘outfit’ de ‘working girl‘ no vale cualquier deportiva.

¿ Por qué no? las sneakers van a la oficina.

Para los hombres se recomienda traje de corte ‘slim’, el más ajustado, para darle un aire fresco y noventero al conjunto, o con blazers y vaqueros para un estilo más ‘sport’.

Para ellas el abanico es más amplio. Son aconsejables los vestidos o faldas vaporosas o pantalones con un toque ‘casual’.

Diseñadores con renombre como: Armani, DKNY y Bottega Veneta, están a favor de esta tendencia tan cómoda. Así que, con lo que elijas tus zapatillas, las opciones son ilimitadas

“En España todavía estamos muy lejos de Berlín, Londres o, por supuesto, Nueva York. Pero desde hace unos años, está floreciendo esta cultura”, cuenta Andrés Arias, uno de los impulsores de Dashape, un evento anual dedicado al intercambio, el coleccionismo y la exhibición de sneakers.

Crece la fascinación y el coleccionismo y no se habla de tendencia o de mera afición, sino de estilo de vida y de cultura sneaker.

Leave a Reply