Nos encantan los chollos y volar en clase ‘business’ a precio de turista es uno de ellos. Si piensa que es imposible, está equivocado: no vamos a asegurar que sea fácil conseguirlo pero tampoco es una utopía.

Durante el verano es más sencillo encontrar buenas ofertas de la clase ‘business’ en destinos habituales para los viajeros de negocios y es aconsejable evitar los lunes y los viernes ya que son los días en los que los precios en esta categoría son más elevados.

Con la aerolínea española Vueling se puede viajar en la clase premium a buen precio. Barcelona – París, desde 99 euros, Barcelona – Bilbao, desde 129 euros y Barcelona – Madrid, Sevilla o Londres desde 149 euros. Éstos son los precios de la tarifa Excellence ya que, en esta compañía, no disponen de una clase ‘business’ como tal. Los importes mencionados son para las plazas ubicadas en la primera fila del avión y permiten el acceso a sala VIP, embarque preferente, catering ilimitado a bordo o la opción de adelantar su vuelo por otro que salga el mismo día sin coste adicional.

Con Ryanair es posible volar desde 69,99 euros en ‘Business Plus’ a cualquier destino de la red. Este es un producto pensado para viajeros de negocios que cuenta con flexibilidad para hacer cambios en los billetes, acceso preferente en los controles, prioridad de embarque o asientos premium.

Cabe destacar el comparador de precios para primera y business class que posee el buscador español Trabber.es. Este metabuscador rastrea entre 35 aerolíneas y 25 agencias de viajes y algunas de las ofertas que aquí se encuentran pueden ser de interés. Por ejemplo: ida y vuelta a Tokio por 2.211 euros con Finnair o a Nueva Delhi por 1.367 con Turkish Airlines. Son precios que doblan las mejores promociones de la clase turista pero que se acercan mucho a lo que se paga en la versión económica durante temporada alta.

Volar en business class

Por otro lado, desde Trabber.es han elaborado un listado con las claves para conseguir un vuelo barato en ‘Business Class’.

  1. Inscribirse en los programas de fidelización de cada aerolínea.
  2. Introducir el número de viajero frecuente en el billete unos días antes de volar: hacerlo en el momento de la compra, como mínimo 24 horas antes del vuelo, y no esperar a llegar al aeropuerto para indicar que se es miembro del programa de viajero frecuente.
  3. Hacer el check-in desde casa: si hay overbooking, hay upgrade. ¿Cómo ser uno de los afortunados? Además de seguir los consejos anteriores es importante hacer el check-in desde casa unas 24 horas antes, que es cuando las aerolíneas lo permiten.
  4. Pide el upgrade a la aerolínea: esto, que podría parecer obvio, es en algunas compañías (sobre todo en las norteamericanas) importante. Pedir si existe la posibilidad de hacer un upgrade “de cortesía” (es decir, gratuito) en la ventanilla. Algunas aerolíneas, como American, colocan un listado de peticiones organizadas según el nivel del programa de fidelización y el orden de petición. En muchas aerolíneas europeas, sin embargo, los upgrades se deciden antes de comenzar el check-in en el aeropuerto.
  5. Pedir el upgrade en el trabajo: si vuelas en viaje de negocios en clase turista pero tu empresa es un cliente importante de una agencia de viajes, podéis intentar hacer esta petición a través ella para que ésta lo haga llegar a la aerolínea. Los programas de fidelización para empresas como Iberia Plus empresas o BlueBiz de AIR FRANCE KLM son cada vez más importantes a la hora de optar a este tipo de beneficios.
  6. Ser activo en las redes sociales de las aerolíneas: lo que funciona no es tanto quejarse de los servicios de las aerolíneas como compartir las experiencias positivas. En ocasiones, los departamentos de marketing pueden querer premiar a los prescriptores de la marca.
  7. Comentar si se tiene alguna dolencia física: algún problema de salud, especialmente muscular o de rotura de huesos, puede sumar un punto a tu favor a la hora de optar por el upgrade.
Leave a Reply